La agencia de la Gran Vía madrileña ha dado continuidad al concepto con el que ya se trabajó el año pasado. De esta forma, se vuelven a mostrar situaciones cotidianas, con un guiño de humor, que ponen de relieve los desencuentros y roces que a diario se suceden entre padres e hijos. La campaña, que está en el aire desde el 25 de febrero, se emite en televisión, radio, digital y gráfica en punto de venta.