La iniciativa busca incentivar la industria textil local y reforzar el apoyo de los hinchas con su selección femenina y masculina. McCann Santiago y el fabricante nacional de camisetas, Training Professional, hacen este llamado público para que el emblema que representa a las chilenas y los chilenos deje de ser Made In Bangladesh, y lleve con orgullo escrito en su etiqueta un Made In Chile, con la posibilidad de estrenarse en la Copa América y en el Mundial de Fútbol Femenino.

La producción masiva de China ha desplazado muchos productores locales. Con la iniciativa #MadeInChile, se busca demostrar que la imagen país de la selección debe ser coherente no solo en la conformación de cada equipo, sino también con lo que llevan puesto, un uniforme hecho en la misma tierra que los alienta, que sufre con ellos cada derrota y que celebra cada gol.