Gustavo Fariña: “El problema no es que surjan conflictos sino qué hacemos frente a ellos”

  • 07/08/2018

Es importante desarrollar habilidades para incrementar nuestro capacidad para manejar las diferencias con los demás, ya sea en acuerdos de negocios, relaciones de trabajo, decisiones gubernamentales o hasta para decidir las cuestiones simples de la vida.

En una charla organizada por Dossier Talento y Empresa, “Prevención, administración y resolución de conflictos en organizaciones”, Gustavo Fariña abordará los métodos de resolución de conflictos en las organizaciones. Además, ofrecerá a los participantes algunas herramientas necesarias para poder comunicarse eficazmente y evitar una escalada de las discusiones. En esta nota adelanta algunos conceptos.

 

¿Es diferente negociar en el ámbito privado que en el ámbito institucional o profesional?

GUSTAVO FARIÑA: A resolver conflictos aprendemos desde que empezamos a relacionarnos desde pequeños con los demás. Lo hacemos intuitivamente pero también bajo determinados “mandatos” o enseñanzas según el contexto cultural y social de cada uno. No ha existido (hasta hace muy poco tiempo) aprendizaje formal y sistematizado para gestionar los conflictos. Esto implica que cuando crecemos e intervenimos en conflictos a nivel profesional, en nuestro trabajo, lo hacemos con las mismas herramientas que aprendimos con las que enfrentamos los conflictos en nuestra vida personal.

 

¿Cuáles son los principales obstáculos en la resolución de un conflicto?

GUSTAVO FARIÑA: Cuando uno se capacita en negociación, puede aprender que hay distintos modelos de negociación. Producto de esto podría determinar que en una situación puntual, cada quien podría optar por utilizar uno u otro, o estrategias que tienen más que ver con un modelo que con el otro. El problema es que en nuestra sociedad el modelo de negociación usual es el competitivo. Si así me manejo, es probable que lo haga en todos los ámbitos. Negociamos desde que nos levantamos hasta que terminamos el día como un modo de superar las diferencias con los demás. La palabra negociación tiene un tinte de disvalor. Se dice “con un amigo no se negocia”. El problema no es que negocie, la cuestión es qué modelo utilizo.

El principal obstáculo para resolver un conflicto es creer que el conflicto es -producto de la falta de capacitación- creer muchas veces que el conflicto es lo que discutimos, cuando el desafío es comprender verdaderamente qué es lo que genera realmente la discusión.

El otro aspecto es asignarle al conflicto una connotación negativa. Pensar que si surgen conflictos en una organización es responsabilidad de quien está a cargo. El problema no es que surjan conflictos. Esto es natural e imposible que no ocurra. La verdadera cuestión es “qué hacemos” frente al conflicto y de que herramientas disponemos para gestionarlo.

 

Para más información sobre la charla sobre Negociación escribir a adrianal@editorialdossier.com.ar.

Para preinscripción a la charla cliquear aquí.